Volando en los cielos amistosos de United

Dos años han pasado desde la última vez que volé con United; recuerdo que ese vuelo fue para ir a estudiar inglés a Chicago. Era un vuelo directo de la Ciudad de México a Chicago y el regreso fue con escala en Houston. Todo el trayecto fue impecable. Pero en el mundo de la aviación es necesario (como amante de la aviación) estar evaluando periódicamente el servicio de las aerolíneas, esto por lo cambiante del mercado. ¿Siguen siendo cielos amistosos en sus vuelos? Acompáñennos a averiguarlo.

Este vuelo lo estamos haciendo para conocer el “hub” de Houston y lo fácil que es hacer conexiones a través de él. Así que nuestro vuelo será entre Ciudad de México y Houston.

PRE-VUELO: FÁCIL Y RÁPIDO

24 horas antes del vuelo y como regularmente hago, decidí entrar a la aplicación de United para hacer el proceso de Mobile Check-in. Al intentarlo realizar, la aplicación me dice que no es posible y que debo dirigirme a los mostradores de documentación del aeropuerto para poder completar el proceso. Al llegar al aeropuerto descubrimos que se debe a que el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México no cuenta con la infraestructura necesaria para registrar este tipo de documentación.

Llegué al aeropuerto aproximadamente a las 03:40 hrs y al llegar a los mostradores de United ubicada en la sala F1 para realizar la documentación; los mostradores aún se encontraban cerrados y la fila fuera de los mostradores comenzaba a alargarse.  Al ver las pantallas en la sala, sólo observamos los dos primeros vuelos de la compañía que salen desde la Ciudad de México con destino a Houston, el primero (el nuestro) a las 06:20 hrs y otro con rumbo a San Francisco a las 06:45 hrs. Cinco minutos después de mi llegada el acceso es abierto y la fila comienza a avanzar de manera ordenada y rápida.

En el poco tiempo que esperé, me percaté que United es de las aerolíneas estadounidenses que cuenta con el mayor número de módulos de documentación. Posee en el AICM: 20 mostradores de documentación automática con 3 personas (en ese momento) a la disposición de los pasajeros para asesorías (30 minutos después aumentarían a 9 colaboradores apoyando).

Hace nueve años, por primera vez me encontré con estas máquinas de auto-documentación (aquella vez en el Aeropuerto Liberty de Newark) y la verdad es que todo el proceso es realmente sencillo y fácil. En esta ocasión mi documentación tardó cerca de dos minutos. Sólo se mostró una advertencia que debía mostrar mi visa vigente a la asesora de United. Todo lo demás fue realmente sencillo y rápido.

Una vez finalizado la documentación, decidí aprovechar para cambiar unos cuantos dólares para tener efectivo durante mi viaje, mientras espero la llegada de mis compañeros de viaje.

Ya con mis compañeros de viaje, pasamos por los filtros de seguridad de la T1. Es impresionante cómo el proceso en ésta parte sigue siendo muy lento y tedioso y más en este filtro (sala J). El AICM debe hacer algo urgente para agilizarlo ya que realmente no había gran flujo de pasajeros (para ser hora pico y no ser temporada alta) y aún así tarde cerca de 30 minutos en poder pasar los filtros de seguridad.

Antes de dirigirme a la puerta de embarque me tomé unos minutos para relajarme en el recién renovado United Club, la sala VIP de United, en dónde tuve la oportunidad de desayunar y tomar un café en un ambiente relajado antes de iniciar el largo día que teníamos por delante.

Llegué a las 05:49 hrs a la puerta de salida y el proceso de abordaje ya había iniciado. De hecho, ya habían completado el embarque de los grupos 1 y 2 (al que yo pertenecía ya que estaba volando en United Economy Plus). Sin embargo, al pasar por el pasillo del grupo 2 me dieron acceso inmediato al embarque sin tener que esperar a que completaran el de los demás grupos. El personal de puerta de United fue muy amigable y me desearon un buen viaje, desde la puerta 32 donde nos encontrábamos embarcando.

¡A VOLAR!

  • VUELO: UA1085
  • RUTA: Benito Juárez Mexico City International Airport (MEX/MMMX) –Houston George Bush Intercontinental Airport (IAH/KIAH)
  • AEROLÍNEA: United Airlines
  • AVIÓN: Airbus A320-232 (N443UA)
  • ASIENTO: 8A
  • HORA DE SALIDA PROGRAMADA: 06:20
  • HORA DE SALIDA REAL: 06:15
  • HORA DE LLEGADA PROGRAMADA: 08:36
  • HORA DE LLEGADA REAL: 08:35

Ya a bordo del Airbus A320 de United la tripulación nos dio la bienvenida informándonos que esperábamos salir a tiempo rumbo a Houston utilizando su famosa frase por la cual es conocida y la cual escuchamos varias veces durante el trayecto: “Enjoy The Friendly Skies of United”. Ya en nuestro lugar, hay que resaltar el espacio entre asientos que existe en “United Economy Plus” ¡Puedes cruzar la pierna!

El cierre de puertas fue a las 06:15 hrs, cinco minutos antes de la hora programada. Sin embargo, el rodaje hasta la cabecera de la pista 05L fue muy lento, tardando hasta 30 minutos en el mismo, ésto debido al congestionamiento del AICM y por ser hora pico de tráfico aéreo para la terminal capitalina.

El avión despegó a las 06:49 hrs y a las 07:05 hrs los sobrecargos comenzaron con el servicio a bordo: Una galleta de cortesía y bebidas no alcohólicas. El personal informó que para bebidas alcohólicas tenían un costo adicional junto con otras opciones de alimentos. Aceptan la mayoría de las tarjetas de crédito en caso de desear adquirir algún alimento o bebida. Hoy decidí tomar un jugo de naranja y un vaso con agua.

Algo que quiero resaltar es que este avión ya no cuenta con pantallas de entretenimiento a bordo. De hecho, las instrucciones de seguridad las dieron los sobrecargos directamente sin vídeo (por cierto, los vídeos de seguridad que actualmente tiene United son una gozada y hacen match perfecto con la imagen de la compañía. Aquí les dejo el que recientemente inauguraron la semana pasada).

Para muchos pudiera parecer un retroceso, sin embargo, es un paso muy inteligente de la compañía. El estar renovando constantemente estos sistemas es algo que le cuesta a las aerolíneas. O bien es posible que alguna pantalla falle, presentando molestia por parte de los pasajeros. Es por esto, que United decidió (de manera muy acertada) que el sistema de entretenimiento sea a través del dispositivo del pasajero: Smartphone, tablet o computadora. No hay excusas ya que los aviones cuentan con conectores de corriente para que el pasajero pueda cargar sus dispositivos sin ningún problema y puede resultar más cómodo hacerlo desde el dispositivo personal. Dentro de “Hemispheres” junto con un díptico, el pasajero puede encontrar las instrucciones para conectarse al sistema de entretenimiento. Yo lo describiría en cinco pasos sencillos:

  1. Conectarse al WiFi del avión (United WiFi)
  2. Abrir la app de United o en el navegador la página unitedwifi.com
  3. Buscar “Entertaiment”
  4. Seleccionar el programa de TV o película que se desea
  5. Disfrutar del entretenimiento a bordo

Una hora antes del aterrizaje la tripulación pasó por nuestros asientos haciendo entrega de las tarjetas de declaración de aduana para entrar a los Estados Unidos. También me pareció interesante durante el vuelo ver como en el catálogo de menú disponible a bordo ya se manejaba material de la despedida del Boeing 747 de la flota de United, el cuál será el próximo 7 de noviembre en la ruta San Francisco-Honolulu.

Poco a poco apreciamos el descenso al nublado pero hermoso Houston y tocamos tierra a las 08:35 hrs (un minuto antes de la hora programada) en la pista 27 y a las 08:43 hrs luego de un rápido rodaje por la zona sur del aeropuerto llegamos a la terminal E (Terminal Internacional de United) y en donde aparcamos en la puerta E11.

Al llegar a migración del Aeropuerto George Bush me impresionó que realmente estaba muy tranquilo y con poco flujo de personas. Quizás se debe al ágil proceso de los agentes y a la eficiente guía de diferentes personas del aeropuerto que están asesorando a los pasajeros por cuál de las líneas debíamos pasar. Hay tres formas de hacerlo: Las máquinas automatizadas en la cual tienen acceso pasajeros con pasaportes estadounidenses, de países miembro de la Unión Europea y canadienses. La otra fila exclusiva para viajeros americanos y la última para el resto de los países.

Finalmente, y luego de 30 minutos aproximadamente de espera pasé con uno de los agentes de migración el cual me impresionó. Debo decir que he viajado a varios aeropuertos estadounidenses, pero observando a detalle, todos los agentes migratorios recibían a los visitantes con una sonrisa y bromeando con todos los pasajeros.

Rápidamente y bajando unas escaleras eléctricas llegamos a la zona de reclamo de equipaje y saliendo ya estaban nuestros anfitriones: tres grandes e increíbles personas que forman parte de United y el cual nos acompañaron durante todo el día a hacer un recorrido por el Aeropuerto de Houston (el motivo de nuestro viaje). ¡No les puedo describir lo apasionados que son por su trabajo!

Además este gran equipo tiene un conocimiento enorme (del cual aprendí) de este “hub” y las operaciones de United. Pero eso, lo dejaré para explicárselos en otra nota que les escribiré exclusivamente para platicarles de una de las grandes “casas” de United en Estados Unidos.

EL REGRESO

En Houston estuvimos tan sólo 24 horas. Una ciudad que a pesar de haber sufrido recientemente los golpes del huracán “Harvey” se recuperó rápidamente. Gente amigable y acostumbrados a recibir turistas de distintas partes del mundo.

Esta vez, si pude realizar el Check-In a través de la aplicación. ¡No tardé ni 1 minuto! La aplicación ya está sincronizada con los datos que yo ingresé en el primer trayecto (MEX-IAH) por lo que sólo tuve que asegurarme que los datos eran correctos, corroborar si quería el asiento que ya tenía o si quería otro, confirmar si documentaría equipaje y finalmente si quería add-ons (servicios extras) como ascensos a Business Class entre otros.

Con esto ya tenía mi pase de abordar guardado en la “Wallet App” de mi smartphone. Esto es muy bueno ya que me permite tener mi pase de abordar sin preocuparme de perder el ticket físico. Algo que me impresionó es que cuando realizas la documentación de esta forma, la información se va actualizando de manera automática y te va informando de los cambios. Por ejemplo, cuando realicé el check.in (24 horas antes) teníamos asignada la puerta E8, pero 4 horas antes del vuelo, me arrojó una notificación que mi nueva puerta era la E12. Con este uso de la tecnología ¡no hay manera de perder un vuelo!

Cabe mencionar que este vuelo fue fuera de lo ordinario. Lo digo porque alrededor de las 13:15 hrs México sufrió un fuerte terremoto de 7.1 en la escala de Ritcher. Las noticias, videos y post que llegaban de México eran de desastre y nada alentador. Dentro de las noticias que nos llegaban estaba una que nos afectaba directamente: El Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México tenía daños graves: la Terminal 2 tenía daños fuertes, la torre de control tuvo que ser desalojada y por este motivo el aeropuerto se encontraba cerrado hasta nuevo aviso. Con los ánimos por los suelos, nos salió una nueva duda: ¿Lograríamos salir a la Ciudad de México horas después?, ¿Podríamos regresar a casa? Decidimos arriesgarnos e ir al aeropuerto ya que no habían indicaciones que no viajaríamos y luego comentamos entre nosotros: “Si hay algún cambio, seguro la aplicación de United nos lo informará”.

Luego de un largo trayecto del centro de Houston al Aeropuerto George Bush, arribamos a la terminal E a las 17:50 hrs. Como ya habíamos hecho el Check-In nos dirigimos al filtro de seguridad el cual tenía poca afluencia de personas por el ágil proceso que tienen en el aeropuerto. Es tan rápido que realmente deja de ser un momento de estrés en tu viaje. El agente rápidamente escaneó mi pase de abordar en el celular, revisó mi pasaporte y 3 minutos más estaba en la zona de salas de espera de la terminal. Aquí, nuestras autoridades (de Ciudad de México) deberían de tomar nota de los procesos ágiles, fáciles y rápidos.

Nuestro vuelo saldría a las 19:35 hrs así que tendríamos tiempo suficiente para actualizarnos de la situación en México en el United Club. Como el salón de la terminal E se encontraba cerrado por remodelación teníamos dos opciones: irnos al de la Terminal C o bien al de la B. Algo que me impresionó y me gustó es que todo está debida y correctamente señalizado por United. Decidimos irnos al United Club de la C. En la puerta de dicha sala, un letrero grande que te indica que si sales por la Terminal E te tomaría caminar entre 10 y 15 minutos llegar a tu puerta. ¡Definitivamente United te lo facilita todo!

United Club realmente es una experiencia extraordinaria. Si lo comparo con el de otras aerolíneas (en donde sólo te ofrecen alimentos como sopas y frutas) este salón VIP hace que tu viaje comience de una forma fenomenal. Con vistas a la plataforma para ver los aviones, puedes disfrutar de diferentes platillos de comida y bebidas. En mi caso y como no tenía mucha hambre opté por unas deliciosas galletas chocolate, un café con leche y agua natural. ¡El tiempo se nos pasó volando! A las 18:55 hrs nos salimos y nos dirigimos a nuestra puerta: E12.

NOS VAMOS A CASA

Ya en la puerta la espera fue corta, ubicados en nuestro grupo de embarque (2) comenzamos a abordar el avión a las 19:15 hrs con el habitual ingreso: Personas viajando en Business Class (grupo 1), personas en sillas de ruedas o viajando con niños menores de 2 años y luego por grupo asignado.

  • VUELO: UA429
  • RUTA: Houston George Bush Intercontinental Airporta (IAH/KIAH)- Benito Juárez Mexico City International Airport (MEX/MMMX)
  • AEROLÍNEA: United Airlines
  • AVIÓN: Airbus A319 (N816UA)
  • ASIENTO: 8F
  • HORA DE SALIDA PROGRAMADA: 19:35 / HORA DE SALIDA REAL: 19:39
  • HORA DE LLEGADA PROGRAMADA: 21:50 / HORA DE LLEGADA REAL: 22:00

El embarque fue muy rápido ya que sólo nos tomó 20 minutos. El ambiente era tenso y lo único que se hablaba entre los pasajeros era de lo que ocurría en México. Antes de cerrar la puerta del avión, una de los agentes de tráfico nos informó que desgraciadamente ningún miembro de la tripulación hablaba español y nos pidieron disculpas por dicho inconveniente. Entre los pasajeros comenzaron las bromas “Entonces que nos hablen en vietnamita” gritó un pasajero que logró soltar la risa de unos cuantos en cabina. Este detalle se nos hizo por demás raro pues United siempre asigna personal de habla hispana para sus vuelos a México América Latina; más adelante descubrimos que si se tenía asignada a una tripulación que hablaba español pero por la contingencia del terremoto tuvieron que asignar a personal de “reserva” por la gran cantidad de vuelos cancelados en México (donde seguramente se encontraba nuestra tripulación original) y ese fue el motivo principal. Cabe mencionar que no hizo falta que hablaran español, ya que todo el personal a bordo fue muy amigable y en todo contacto se mantuvieron muy sonrientes y profesionales.

Se cerraron puertas a las 19:39 hrs pero nos mantuvieron un rato en plataforma y a las 19:43 hrs inició el push-back. Pero una vez finalizó pude ver que se acercó un carro de los que suben equipaje a la zona de carga del avión. A lo que siguió un anuncio del Capitán: había tres pasajeros que decidieron no viajar a Ciudad de México por el terremoto y debían bajar su equipaje del avión. Aunque esto demoró algunos minutos, siempre es preferible la seguridad, pues United no permite que viaje el equipaje de pasajeros que no están abordo. Esto nos tomó unos minutos más y a las 19:49 hrs el avión comenzó el carreteo que hizo que a las 20:16 hrs despegará por la pista 15L en el oeste de la terminal.

Cerca de las 20:40 hrs comenzó el servicio a bordo y con el volví a utilizar el sistema de entretenimiento en mi tablet. Esta vez, el servicio complementario consistió en una bolsa de pretzels. Cabe mencionar que esta vez no tuve que buscar la red ya que mis dispositivos ¡se conectaron automáticamente al wifi del avión! Punto para United. Así que disfruté de la película “Un jefe en pañales”; además si en un vuelo anterior no terminaste de ver la película, la aplicación de United sabe exactamente dónde te quedaste la última vez.

El vuelo transcurrió en completa normalidad y tranquilidad. A las 21:33 hrs el capitán anunció el inicio del descenso a la Ciudad de México para aterrizar a las 22:00 hrs por la pista 05R del AICM. Al pasar la pista 05L y adentrarnos en la calle de rodaje el avión se detiene cerca de la zona de carga del aeropuerto y el capitán nos informa que debido al congestionamiento del Aeropuerto (ya que estuvo cinco horas cerrado y las operaciones “intentaban normalizarse”) las puertas de desembarque estaban saturadas y debíamos esperar a que se nos asignara una y que únicamente podríamos levantarnos si necesitábamos usar el baño del avión. Cerca de las 22:26 hrs llegamos a la puerta 35 de la T1 junto con otros aviones de United (cabe mencionar que de Houston se vieron afectados otros tres vuelos que salían a las 14:23, 15:49 y 17:49. Los tres salieron a la par de nuestro vuelo por lo que llegamos simultáneamente a México pero ninguno fue cancelado, algo que celebrar. Detrás de nosotros, había otros ocho diferentes aviones esperando puerta de desembarque.

UNITED: UNA GRAN OPCIÓN PARA LATINOS

No me cabe duda: United sigue ofreciendo “cielos amistosos” a sus pasajeros. Como conclusión puedo decir que todo su personal, tanto de tierra como a bordo fueron muy amigables. Todos con la disposición de ayudar y de evitar stress al pasajero en todo momento. Algo que noté es que la aerolínea norteamericana le da mucha importancia al mercado latino dándole acceso al español a través de personal de su staff, señalizaciones en aeropuerto y aviones. Todos los vuelos salieron a tiempo y fueron muy tranquilos. Tuvieron el detalle de informarnos de cualquier cambio relacionado a nuestro vuelo (como el de cambio de tripulación) y el aeropuerto de Houston; la principal puerta de acceso de la aerolínea a Latinoamérica es muy fácil de transitar. Definitivamente United seguirá siendo mi principal opción de viaje alrededor del mundo para poder seguir disfrutando de sus “cielos amistosos”.

Top