Trump, las aerolíneas y los inmigrantes

Fotografía de portada por Yahoo

Lo había advertido durante su campaña y ahora el polémico presidente de Estados Unidos, Donald Trump, cumplió su amenaza de prohibir la entrada a inmigrantes bajo la premisa de estar protegiendo a su nación de “terroristas islámicos radicales” (aunque las cifras estén en su contra). Por ahora, son siete los países baneados para entrar a la unión americana: Irán, Irak, Libia, Somalia, Siria, Yemen y Sudán.

La orden

A partir del viernes 27 de enero, y con muchos especialistas, ciudadanos y países en contra, Trump firmó una orden ejecutiva en la que ha suspendido durante 120 días la entrada a todos los refugiados sin importar su nacionalidad, además de detener indefinidamente la llegada de aquellos ciudadanos procedentes de Siria y durante 90 días inmigrantes provenientes de los siete países antes mencionados, cuya población es predominantemente musulmana, no serán bienvenidos en EUA.

A pesar de que Donald Trump indicó que esta medida sería temporal, en lo que organizaban la nueva forma de revisar las visas y otorgar los permisos necesarios para entrar al país –“escrutinio extremo”-, la medida se llevó a cabo sin tomar en cuenta la condición migratoria actual de los pasajeros dejando varados a miles alrededor del mundo, que tenían como destino Estados Unidos.

 

Las aerolíneas

En cuanto Trump firmó la orden, autoridades americanas se encargaron de comunicar a todas las aerolíneas que pasajeros de siete países del Medio Oriente no serían admitidos en su país, por lo que las líneas aéreas comenzaron a rechazar o a deportar pasajeros, generando caos e incertidumbre.

La primera de ellas fue la holandesa KLM, que el sábado regresó a sus países de origen a dos pasajeros provenientes de Medio Oriente que debían hacer transbordo en Ámsterdam para volar a EUA. De acuerdo a declaraciones de fuentes oficiales de la compañía, se les informó el motivo de su regreso y les ofrecieron un boleto para volver a su país.

Diversas líneas aéreas que comenzaron a rechazar pasajeros cuya nacionalidad coincidiera con los países vetados.

Además, a cinco pasajero más que harían transbordo en la capital holandesa pero que todavía no abordaban el avión desde su nación de origen, también fueron avisados que no podrían entrar a Estados Unidos debido a la nueva reglamentación.

Después de ella, fueron varias las líneas aéreas que comenzaron a rechazar pasajeros cuya nacionalidad coincidiera con los países vetados.

Qatar Airways anunció que sólo podrán abordar a sus aviones los ciudadanos con dichas nacionalidades que comprueben que son residentes permanentes en Estados Unidos.

Otras compañías como Emirates, Etihad y Turkish Airlines han sido más discretas y sólo han dado instrucciones a diversas agencias de viajes de no vender boletos, incluso si son ciudadanos iraníes que cuenten con visa estadounidense. Además, ajustó el rol de sus pilotos y tripulación.

Mientras tanto, Delta Airlines anunció que las fallas técnicas que habían obligado a sus aviones a quedarse en tierra este fin de semana, ya habían sido resueltos, aunque este lunes canceló 110 vuelos, advirtiendo que podía haber más. Con esta situación, ofreció a sus pasajeros hacer un cambio de boleto sin tener que pagar la tarifa extra de US$ 200.

Así lo anunció a través de su cuenta de twitter

El caos en los aeropuertos y pasajeros detenidos

Durante el sábado, en el aeropuerto de Nueva York John F. Kennedy, ya había 11 viajeros detenidos provenientes de Iraq y otros países incluidos en el veto. También retuvieron a pasajeros en los aeropuertos de Atlanta, Houston y Detroit, de acuerdo con dos miembros del congreso demócrata, Jaery Nadler y Nydia Vazquez, quienes acudieron a los aeropuertos a protestar, recomendando a los migrantes no firmar nada y solicitar inmediatamente la presencia de un abogado.

Protestas en el Aeropuerto Internacional de JFK. Fotografía por Rolling Stones

Entre los retenidos en Nueva York, se encontraba el iraquí Hameed Khalid Darweesh, quien trabajaba como intérprete para las fuerzas armadas estadounidenses en la invasión de Iraq en 2003 y que después había sido contratado como ingeniero en Estados Unidos.

Después de investigar su estatus migratorio, se le permitió su relocalización en Estados Unidos y al salir de las instalaciones del John F. Kennedy, llamó a América “la tierra de la libertad”.

Por su parte, Trump anunció la mañana de este lunes que solo 109 personas fueron detenidas para ser interrogadas tras la emisión del decreto presidencial, de un total de 325 mil que venían a su país.

En otras partes del mundo, estudiantes de intercambio, refugiados que ya habían sido aceptados y trabajadores que tenían visas y green cards de residencia, no pudieron abordar vuelos en los aeropuerto de Amsterdam, Frankfurt, El Cairo y otras ciudades europeas, de Medio Este y África que tenían como origen E.U.A.

Una pareja de iraquíes y sus dos hijos, fueron rechazados en un vuelo de EgyptAir y obligados a volver a su país natal.

Por ejemplo, en Teherán varios medios de comunicación presenciaron los casos de muchos iraníes que no pudieron abordar su vuelo. En El Cairo destacó el caso de una pareja de iraquíes y sus dos hijos, que a pesar de contar con visas para Estados Unidos, fueron rechazados en un vuelo de EgyptAir y obligados a volver a su país natal.

Incluso a migrantes que venían de la agencia de refugiados de las Naciones Unidas no se les permitió abordar y fueron escoltados por oficiales aeroportuarias de El Cairo.

 

La resitencia civil y protestas

Para la tarde del sábado, cientos de personas se habían reunido de forma masiva en las instalaciones del aeropuerto John F. Kennedy de Nueva York y varias instalaciones aéreas más como Washington Dulles, LAX, San Francisco, Denver y Filadelfia para demostrar su descontento hacia el decreto presidencial y mostrar su apoyo a los migrantes.

Así lo transmitió en vivo parte de nuestro equipo en SFO

Protestas toman el aeropuerto de San Francisco, California en contra de Donald Trump y la #MuslimBan. No se reportan afectaciones a las operaciones ni a los vuelos.

Posted by EnElAire on Saturday, January 28, 2017

Los manifestantes se reunieron en las salas de llegadas y cargaban pancartas que decían “Migrantes bienvenidos”, “Déjenlos entrar”, “La historia nos juzgará”, entre otras frases más. Además de entonar porras y cánticos a favor de los migrantes como “This land is your land” (Esta tierra es tuya). Algunos más gritaban “No ban, no wall” (No al veto, no al muro) y “No hate, no fear. Refugees are welcome here” (“No al odio, no al miedo. Los refugiados son bienvenidos aquí”).

Las acciones no han sido únicamente in situ, pues varias asociaciones que defienden los derechos cívicos de migrantes demandaron el decreto de Trump, pues temen por las afectaciones que pudieran tener en los que viajen a Estados Unidos por motivos de estudios o trabajo.

Fotografía Pittsburg Gazette

Por ahora, la jueza Ann Donnelly perteneciente a la Corte Distrital de Brooklyn logró un bloqueo parcial de la orden ejecutiva migratoria al concluir que la ejecución de la misma podrían provocar un “daño irreparable” en los inmigrantes, a pesar de haber recibido visas o estatus de refugiados.

Mientras las protestas ocurrían, el presidente Donald Trump culpaba vía Twitter a la aerolínea Delta y sus problemas técnicos al caos generado en los aeropuertos.

No cabe duda que estamos entrando en una nueva era, no solo para los migrantes y refugiados que buscan el llamado Sueño Americano, sino también para las aerolíneas quienes se enfrentan ante un gran reto operativo.

Observaremos de cerca las acciones que se tomarán al paso de estos 120 días de “escrutinio extremo”.

Related posts

Top