Los pilotos somos mentirosos

Por José Suarez

Eso es lo que nos recuerda el Gobierno de la República a los pilotos y usuarios cada vez que transitamos alguna de las terminales del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM).

¿Qué pensarían si al llegar a su lugar de trabajo ven pancartas del Gobierno de la República diciendo que eres un mentiroso?

El pasado 7 de noviembre amanecimos con una non-grata sorpresa; se trató de varios desplegados colocados en ambas terminales del AICM que textualmente dicen: “En repetidas ocasiones pilotos de aerolíneas comerciales han justificado ante pasajeros, que el retraso de vuelos a su cargo se ha debido a operaciones del avión presidencial”. Después presentan una gráfica en dónde se dice que únicamente el 8 por ciento de las demoras de los vuelos son realmente originadas por el aeropuerto, 0 por ciento por operaciones presidenciales, 26 por ciento por clima y 62 por ciento son imputables a las aerolíneas.

Y aunque se cita la fuente sabemos que no hay nada más alejado de la realidad. No tapemos el Sol con un dedo, el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México tiene un grave problema de infraestructura y saturación , tanto así que se está construyendo uno nuevo.

¿Les ha pasado que llegan a su vuelo con destino a Ciudad de México y el avión ya está listo, pero no abordan y se demora? ¡A todos! Este problema va más allá de la aerolínea, lo que le pasa al Aeropuerto de Ciudad de México es lo mismo que a otros grandes aeropuertos alrededor del mundo, como Londres o Nueva York; tu vuelo no puede despegar por la saturación del aeropuerto y el espacio aéreo y por seguridad es necesario tener un control óptimo de los aviones que llegan.

Y esta situación es normal, el aumento en el tráfico aéreo suele estar relacionado al incremento en la población y por ende al crecimiento de las ciudades. De acuerdo a cifras de la Dirección General de Aeronáutica Civil de México, entre 1991 y 2016 se triplicó el número de pasajeros transportados en la República Mexicana; en contraste, durante el mismo periodo solo se construyó una pista en el aeropuerto de Cancún, misma que se estrenó en 2009.

Crecer es bueno, lo que está mal es que sea el aeropuerto más importante y transitado del país el que acuse a las aerolíneas y a los pilotos de dar información falsa a los pasajeros. ¿Qué ganaríamos diciendo mentiras? ¿No es obvio que el aeropuerto está saturado? ¿Han aterrizado en Ciudad de México y se demoran por esperar a que se desocupe su puerta?

Es importante aclarar que no está mal que las operaciones presidenciales tengan prioridad, hasta podríamos decir que es un asunto de seguridad nacional, pero todo los pilotos y controladores sabemos que el procedimiento es facilitarles el rodaje a los aviones presidenciales u otras aeronaves oficiales; claro que más de un vuelo debe haber salido demorado por dicha razón; no está mal, pero sí lo está negarlo. Me pregunto si existe algún código de demora para las operaciones presidenciales.

Si un solo vuelo se demora por saturación del aeropuerto de México, por consiguiente los próximos vuelos que realice ese avión serán demorados también y esto seguramente el gobierno lo considerará como imputable a las aerolíneas. ¿Cuánto dinero le costará a las aerolíneas inflar sus itinerarios para poder llegar y salir a tiempo del Aeropuerto de la Ciudad de México?

Hay muchos motivos por los que se puede demorar un vuelo, cuestiones logísticas, mecánicas, condiciones meteorológicas, falta de tripulación, etc. Son tantos los factores como las personas que intervienen en una operación aérea.

Hay mucho que hacer por la aviación en México y sería un excelente uso de nuestros impuestos el hacer una política aeronáutica eficiente, una estructura educativa propicia, mejorar no solo las terminales aéreas sino toda la infraestructura aeroportuaria, es decir, mejorar las pistas, las calles de rodaje y las plataformas; podemos incentivar el transporte aéreo al reducir los altos impuestos que se tienen y podemos verlo como un medio importante de conectividad en el país.

Los pilotos y demás empleados de la industria aérea en México no somos los enemigos, sino que somos un eslabón importante para el crecimiento de México. No dividamos a un gremio que de por sí, en estos últimos años, se ha sentido muy abandonado por la falta de política aeronáutica por parte del gobierno.

Todos los pilotos, citados en este cartel, pagamos impuestos  y no estamos de acuerdo en que se utilice nuestro dinero para llenar el aeropuerto con este tipo de información, que, cualquier pasajero frecuente sabe que está alejada de la realidad; por el contrario estamos abiertos a escuchar y trabajar por una aviación mexicana más eficiente para todos.

Related posts

Top