El sueño de querer conquistar la nieve lo llevo a conquistar lo inalcanzable

Imaginen esto: Un pequeño poblado en Canadá a inicios de los años 30’s y un otoño que vislumbraba mucha nieve; las calles se contaminan rápidamente con ella, la gente viste abrigos y se prepara para el cuantioso frío. ¿Cómo poderse transportar en medio de semejante cantidad de nieve? Un joven de nombre Joseph-Armand, de tan solo 15 años de edad, desafió al invierno y creó a su corta edad dos importantes cosas: un vehículo para la nieve y años más tarde, con la idea de minimizar las distancias, comenzó una de las compañías más importantes para el transporte y que inmortalizaría su apellido: Bombardier.

La pasión por acortar distancias es lo que llevó a Bombardier a ser considerada hasta la fecha, una de las constructoras de aviones más grandes e importantes del mundo. ¿Quién podría imaginarse que todo comenzó con la idea de unir gente en tierra limitada por nieve hasta crear aviones para unir a todo el mundo con tecnología de punta?

Dedicado completamente al negocio ferroviario, como locomotoras, tranvías y vagones, Bombardier decidió introducirse en un mercado nuevo de transportes: El fascinante mundo aeronáutico.

Corría el año de 1986 cuando Canadair, empresa que dirigía el gobierno de Canadá, presentó pérdidas catastróficas y Bombardier con un gran capital, la adquiere y más tarde, en 1989 se expande al mundo aeronáutico al adquirir Short Brothers, estableciendo de ésta forma su armadora en el norte de Europa. Fue así comenzó a crear aviones canadienses como el Challenger, avión de clase ejecutiva y los anfibios CL-215.

Bombardier history

Años más tarde y basados en el éxito del programa Challenger, iniciaron la aventura de la aviación regional al crear el Canadian Regional Jet, o conocido mejor simplemente como CRJ; un avión capaz de transportar hasta 50 personas. Es una aeronave con un diseño ligero, avanzada aerodinámica, bajo costo operativo y de mantenimiento que desde su entrada en servicio en 1992, ha roto paradigmas en la aviación; podríamos decir que su existencia creó nuevos nichos de mercado. El programa creció tanto que mientras lees esta línea, un CRJ está despegando y/o aterrizando en alguna parte del mundo.

El CRJ revolucionó por completo a la industria aérea de Estados Unidos y fue uno de los aviones regionales más exitosos en la década de los 90’s y a inicios del nuevo milenio; cambió el modelo “Hub and Spoke”, trayendo consigo múltiples beneficios en la distribución del tráfico, aumentando las operaciones en aeropuertos regionales donde no podían operar efectivamente aviones de mayores dimensiones, uniendo así, comunidades que sin éste avión, no hubieran tenido el crecimiento, intercambio cultural, comercial y social que tuvieron.

Para el año 2000, Bombardier decidió revolucionar a la industria aeronáutica con un gran proyecto que es el Q400, un avión que al contar con el Active Noise and Vibration Suppression, revolucionó los vuelos en aviones con motores turbohélice. No solo es más eficiente, también es muy silencioso y aunado a la capacidad de sus motores, la comodidad al pasajero y bajos costos de operación, ha puesto en aprietos a la competencia. ¿Se han preguntado por qué lleva la letra Q en su nombre? Es fácil, por “Quiet” o silencioso en inglés.

El Q400, el turboprop más avanzado que además es el que puede llevar más pasajeros a mayor velocidad y que domina los cielos; ha unido y fortalecido comunidades permitiendo el crecimiento cultural y económico de las mismas. Un ejemplo de lo que ha logrado lo vemos en Groenlandia, donde no existen carreteras y prácticamente no hay otro modo de transporte más que el aéreo, el Q400 ha jugado a lo largo de los años, un papel clave, ya que por las condiciones de la infraestructura en la isla, es la única aeronave que puede operar de manera rentable pero sobre todo, segura. El Q400 es el avión que une a las pequeñas comunidades con las ciudades.

Bombardier destaca por siempre ofrecer tecnología de punta en sus aeronaves, en los últimos años ha lanzado propuestas para el futuro que mantienen en constante evolución a la industria. Programas como la Nueva Generación de los CRJ, muchos de aviación ejecutiva pero sin duda en lo que más ha destacado y llamado la atención recientemente es la Familia del C Series.

La Familia C Series está compuesta por el CS100 y el CS300, un avión revolucionario y que Bombardier logró desarrolló en su totalidad sin basarse en modelos anteriores. El C Series ofrece ahorro del 25% en el consumo de combustible, tiene gran aerodinámica y un muy bajo costo de mantenimiento; destaca el confort en la cabina de pasajeros con configuraciones en dos clases desde 108 y hasta 130 pasajeros o bien 130 a 160 en una sola clase.

Para los que conocemos el C Series es sin duda es un avión que va a revolucionar la aviación de mediano alcance. Al tener una cabina más amplia permite tener los asientos más cómodos y con mayor separación entre ellos en toda la industria.

Los asientos, con 48.3 centímetros de ancho, son de los más amplios en la industria, cosa que los pasajeros agradecen enormemente. Para darnos una idea, los asientos de equipos Boeing 737 tienen 43.1 centímetros de ancho mientras que la familia A320 ofrece 45.7 cm.

La cabina de pilotos es completamente innovadora, dejando fuera la clásica cabina con cientos de interruptores e incorpora un sistema digital de Circuit Breakers que te da la opción de interactuar con los fusibles de los sistemas por medio de una de sus pantallas.

Tiene un sistema de GPS integrado a las cartas aeronáuticas expuesto en la pantalla secundaria que elimina el uso de tabletas, cartas de navegación y listas de comprobación en papel, además de 5 pantallas de gran tamaño (15.1 pulgadas) por lo que se ha convertido en una de las cabinas favoritas de los pilotos.

Uno de sus grandes atractivos sin duda es el sistema de vuelo “fly-by-wire” que crea una interacción de comandos mucho más amigable entre el piloto y la aeronave. Además, con el “Pilot Panel”, una pantalla que se despliega de la parte superior y ayuda a tener una mejor lectura de velocidad, altitud, rumbo, pendiente de planeo, entre muchas cosas más, crea toda una nueva experiencia de pilotaje. Y aunque pensaríamos que el fly-by-wire no es una novedad, el del C Series es mucho más sencillo de usar ya que tiene solo 2 modos de operación y funciona con los 3 ejes del avión, a diferencia de otros aviones en donde solo algunas superficies funcionan con este sistema.

El C Series realizó su primer vuelo el 16 de septiembre de 2013, recibió el Certificado Tipo por el Departamento de Transporte de Canadá el 18 de diciembre de 2015 y la primera aerolínea en operarlo fue SWISS que lo introdujo a servicio el 15 de julio de 2016. Actualmente se encuentra en servicio también con airBaltic y esperamos verlo en servicio con Korean Airlines, Air Canada y Delta.

Como vemos, un vehículo de nieve fue el inicio de una aventura que llevo a Bombardier a innovar en la industria aérea. La empresa ha crecido tanto que hoy en día emplea aproximadamente 66,000 personas en 29 países generando hasta 16 mil 300 millones de dólares cada año y creando inversiones hasta de $90 millones de dólares en países como Canadá, México, Estados Unidos y en Europa. Bombardier es sin duda un líder industrial en el mundo.

Este gran camino de Bombardier nos hace reflexionar en ¿Qué es lo inalcanzable?, Joseph Armand Bombardier lo dijo “Desde muy pequeño soñé con crear una máquina que conquistara la nieve” hoy Bombardier ha conquistado el mundo.

Related posts

Top