¿Cuánta radiación absorbes al volar?

Por Alejandra Cerezo

Cuando vuelas, tu organismo se somete a una dosis de radiación más alta de lo habitual por cortesía del viento solar y de los rayos cósmicos.

Estos niveles de radiación aumentan cuanto más nos acercamos a los polos, donde la protección del campo magnético de nuestro planeta es menor, y disminuyen al aproximarse al ecuador. Esto no es nuevo, sin embargo se ha descubierto recientemente que en algunas partes del cielo se forman nubes con significativas concentraciones de radiación que no habían sido estudiadas anteriormente.

Es así como el equipo de investigadores dirigidos por el investigador W. Kent Tobiska ha descubierto que hay zonas en las que la radiación se dispara. Los datos fueron reunidos y estudiados en un programa de la NASA llamado ARMAS (Automated Radiation Measurements for Aerospace Safety) que lleva ya 264 vuelos de investigación entre 2013 y 2017 en altitudes como 56mil pies. Este proyecto ha estado registrando durante años los niveles de radiación a los que se exponen los aviones en vuelo utilizando nanodispositivos a bordo del avión, y a lo cual han llamado nubes de radiación.

Y es que cuando los aviones vuelan a través de estas nubes, las tasas de dosis de radiación cósmica normalmente absorbida por los viajeros aéreos pueden duplicarse o inclusive más.

Para hacer una comparación en los niveles de radiación y sus afectaciones el investigador Tobiska menciona que un vuelo de Tokio a Londres equivaldría a una radiografía de tórax, así, los viajeros frecuentes de  más de 100,000 millas absorben tanta radiación como 20 radiografías de tórax e incluso un solo vuelo a través de los EUA puede exponer a un viajero a más radiación que una radiografía dental.

Aunque los riesgos siguen siendo bajos es importante tomarlos en cuenta sobre todo en las tripulaciones que pasan un número significativo de horas en vuelo, para que junto con los posteriores resultados de estas investigaciones pudiera manejarse una gestión estratégica sobre estos eventos de radiación atmosférica, probablemente pudiendo ser tratados como los fenómenos de cenizas volcánicas y así evitándolos ya sea con niveles de vuelo más bajos o vuelos ecuatoriales más frecuentes.

Además, el problema de estas nubes de radiación es que no tienen una ubicación concreta, sino que aparecen y desaparecen en diferentes puntos. Y ya que el viento solar y los rayos cósmicos no son suficientes para explicar éstos fenómenos, la hipótesis de Tobiska y su equipo es que se deben a filtraciones de partículas cargadas provenientes de la magnetósfera y de las tormentas geomagnéticas, que hacen que el campo magnético de la Tierra (que nos protege de la radiación) libere electrones que mantiene atrapados.

Varias oleadas fueron observadas durante el proyecto ARMAS, y ocurrieron en latitudes relativamente altas (muy por encima de 50 grados en ambos hemisferios). Un ejemplo ofrecido en su trabajo fue el del 3 de octubre de 2015, donde un avión de investigación NSF / NCAR despegó de Chile y voló hacia el sur para medir el espesor de la plataforma de hielo antártico. A bordo, el módulo de vuelo ARMAS registró un aumento de 2 veces en la radiación ionizante durante unos 30 minutos mientras volaba a 36.000 pies sobre la Península Antártica. Ninguna tormenta solar estaba en progreso. El avión no cambió bruscamente de dirección ni de altitud. Sin embargo, el ambiente de radiación ambiental sí cambió bruscamente. Episodios similares han ocurrido en la costa del estado de Washington.

Tobiska señala que un equipo de investigadores surcoreanos ha observado variaciones similares en radiación mientras volaban con sensores a bordo de un avión militar cerca de la frontera entre las dos Coreas. Si los fenómenos son los mismos, las mediciones coreanas sugerirían que las “nubes de radiación” también pueden existir en las latitudes medias.

Mientras el ser humano sigue en su conquista del aire, este es un fenómeno que sin duda seguirá siendo investigado y podría revelar resultados interesantes que hasta ahora se han mantenido sin explicación para que posteriormente sea tomado en cuenta por las tripulaciones de todos los vuelos en el mundo.

Top