Carta al Diputado Ángel García Yáñez

Por Santiago López Cadena

El presente escrito es realizado no como Vicepresidente del Colegio de Pilotos Aviadores de México , sino a título personal, y es motivado en su iniciativa publicada en la Gaceta Parlamentaria, año XX, número 4864-V, martes 12 de septiembre de 2017, en la cual usted propone la adición de los artículos 3o. Bis a 3o. Quintus a la Ley Reglamentaria del Artículo 5o. Constitucional, Relativo al Ejercicio de las Profesiones en el Distrito Federal.
Como debe ser de su conocimiento, las Profesiones en el Estado mexicano encuentran su marco jurídico en el Artículo 5º de la CONSTITUCIÓN POLÍTICA DE LOS ESTADOS UNIDOS MEXICANOS, mismo que establece que “La ley determinará en cada estado cuáles son las profesiones que necesitan título para su ejercicio, las condiciones que deban llenarse para obtenerlo y las autoridades que han de expedirlo.” En virtud de lo anterior, podemos decir que la Constitución misma que establece, tácitamente, la facultad de las legislaturas de orden estatal para reglamentar las profesiones por medio de algún ordenamiento que no necesariamente será de carácter Federal. Es derivado de lo anterior que la LEY REGLAMENTARIA DEL ARTÍCULO 5o. CONSTITUCIONAL, RELATIVO AL EJERCICIO DE LAS PROFESIONES EN EL DISTRITO FEDERAL, a la que hace referencia su iniciativa, regula en conjunto con nuestro máximo ordenamiento jurídico la actividad profesional en nuestro país de manera general.

 

Así mismo la Fracción V del Artículo 121 de nuestra Constitución establece que “Los títulos profesionales expedidos por las autoridades de una entidad federativa con sujeción a sus leyes, serán respetados en las otras”. Lo anterior ha sido consistente también en el poder Judicial, toda vez que la Suprema Corte ha establecido que la reglamentación del Artículo 5o constitucional sólo puede hacerse por los congresos locales, y por el Congreso de la Unión tratándose del Distrito Federal; y las cortapisas que se impongan sin fundamento en ley alguna para el libre ejercicio de las profesiones, importan una violación constitucional.

 

Ahora bien, en su propuesta menciona que “La expedición de la cédula profesional representa un trámite de carácter administrativo que se hace una sola vez en la vida, sin que se presenten, posteriormente, elementos de supervisión, vigilancia y posible sanción, en caso de incumplimiento a lo dispuesto por el marco legal que regula el ejercicio de las profesiones en el país”. Al respecto, permítame comentarle Diputado que su aseveración en de la inexistencia de elementos de supervisión, vigilancia y posible sanción es incierta, toda vez que profesiones muy especializadas como la de Piloto Aviador o bien la de Médico, no se regulan únicamente por las disposiciones de la ya citada Ley Reglamentaria, de igual manera se regulan por leyes específicas como lo son la LEY GENERAL DE SALUD y la LEY DE AVIACIÓN CIVIL vigentes, acompañadas de sus respectivos Reglamentos. En virtud de ello, le comento que los Pilotos Aviadores nos encontramos en constante supervisión y vigilancia para el desarrollo de nuestra actividad profesional y para poder ejercer la profesión en sí, ya que en adición al Título y Cédula Profesional, nos sometemos a diversas pruebas tanto físicas, como teóricas y prácticas, mismas que garantizan el ejercicio profesional adecuado y la seguridad de las personas y bienes que transportamos. Lo anterior se realiza sin necesidad de renovar una cédula profesional cada seis años.

 

Dentro de su argumentación es de llamar la atención que compara la Cédula Profesional con la vigencia de otros documentos de orden público como la licencia de conducir, la credencial de elector y el pasaporte. Resulta preocupante que se compare la cédula, con la licencia de conducir argumentado la ausencia de vigencia de una y la
periodicidad de la otra.

 

En México, los Pilotos Aviadores, y Controladores de Tránsito Aéreo, en suma al Título Profesional debemos contar con las Licencia respectivas, mismas que tiene una vigencia de tres años, tal y como lo especifica el Artículo 38 de la LEY DE AVIACIÓN CIVIL. Es oportuno mencionar que en otros países, las licencias del Personal Técnico Aeronáutico no tienen vigencia alguna. Así mismo dentro de las Licencias el Personal Técnico Aeronáutico, se cuenta con diversos certificados de capacidad o habilitaciones específicas, mismas que son dependientes de diversas condiciones, como el tipo de aeronave que se opere, siendo estas de igual forma vigentes según lo establecido en el Artículo 107 del REGLAMENTO PARA LA EXPEDICIÓN DE PERMISOS, LICENCIAS Y CERTIFICADOS DE CAPACIDAD DEL PERSONAL TÉCNICO AERONÁUTICO, al igual que en las Licencias, para la renovación de las citadas capacidades es necesario acreditar diversas pruebas teóricas y prácticas

 

Cita usted en la incitativa propuesta que la finalidad de la misma es “acreditar que el profesionista mantiene sus conocimientos a un nivel avanzado o actualizado”. En lo anterior Diputado, me parece que todos los gremios pertenecientes a una profesión reconocida por la autoridad educativa como tal estamos de acuerdo. Es por ello la importancia de la existencia de la Colegiación Profesional en México, misma que data desde la época colonial, hasta la inclusión de los Colegios de Profesionistas en el marco del Artículo 44 de la LEY REGLAMENTARIA DEL ARTÍCULO 5o. CONSTITUCIONAL,RELATIVO AL EJERCICIO DE LAS PROFESIONES EN EL DISTRITO FEDERAL.

 

Es precisamente ahí donde radica la función de los Colegios de Profesionistas en el Estado Mexicano de vigilar el ejercicio profesional, y mantener los conocimientos de los profesionistas Colegiados vigentes y actualizados, elevando la profesión al mas alto plano ético, técnico y legal, coadyuvando así al cumplimiento del compromiso que tiene el profesionista con la sociedad misma. Empero, lo anterior nada tiene que ver con la necesidad de establecer vigencia a las cédulas profesionales en nuestro país.

 

Así mismo menciona usted que la Ley no toma en cuenta la superación periódica y la actualización del profesionista, omitiendo establecer los medios legales para certificar su actualización, quedando rezagada en la adopción de evaluaciones. Empero, como se mencionó anteriormente, existen diversos ordenamientos que regulan las profesiones dependiendo directamente de la naturaleza de que estas traten y dentro de dichos ordenamientos se toma en cuenta la supervisión a al que usted hace mención, de forma rigurosa y en algunos casos apegada a las mejores prácticas internacionales.

 

Diputado Yáñez, aplaudo su interés en mantener a los profesionistas mexicanos actualizados y bien preparados, misión que es responsabilidad de muchos actores, entre ellos la Autoridad Educativa, el Poder Legislativo y los Colegios de Profesionistas, siendo estos últimos naturalmente, el medio adecuado para cumplir con esta importante tarea, no únicamente porque el marco normativo reconoce a los Colegios como tales, así mismo porque estos son el vínculo directo entre el Gobierno y los profesionistas pertenecientes al Estado de Derecho.

 

Los Profesionistas en México, requerimos de una relación y diálogo permanente entre los actores previamente citados, un verdadero reconocimiento a la importancia de nuestras opiniones técnicas y jurídicas, así como proceso modernos y eficientes para los trámites de Titulación Profesional, no requerimos un trámite más que en aras de una buena intención, con independencia de lo anterior, burocratice aún más la posibilidad de los mexicanos de ejercer la profesión que ellos elijan con base a un derecho Constitucionalmente adquirido.

P.A. Santiago López Cadena,
Piloto Aviador, cédula profesional número 7127214

Top