Aeropuerto de El Palomar inicia operaciones como el primer terminal aéreo de bajo costo de Sudamérica

*Por Ricardo J. Delpiano

Cumpliendo con lo anunciado, el Gobierno de Argentina a través del Ministerio de Transportes, dio inicio a las operaciones comerciales regulares en el aeropuerto de El Palomar del Gran Buenos Aires. A primeras horas de la mañana del viernes 9 de febrero, se abrieron las puertas de las instalaciones para recibir el vuelo inaugural de Flybondi, la primera aerolínea de ultra bajo costo y tarifas bajas (ULCC, por sus siglas en inglés) de ese país, procedente de Córdoba. Pero una tormenta eléctrica retrasó la operación original aunque no fue impedimento para inaugurar la infraestructura.

El Palomar se convierte en el aeropuerto número 39 de Argentina en tener vuelos regulares y el primero de toda América Latina, con una infraestructura dedicada exclusivamente a las compañías LCC/ULCC. A pesar de que las instalaciones por ahora son mínimas como resultado de una adaptación de la infraestructura actual, el sólo hecho de anunciar su planificación y concretar su habilitación, coloca a Argentina en un paso adelante frente al resto de los países en materia de visón futura en lo que respecta a la concepción de infraestructura funcional para distintos modelos de líneas aéreas y por la conectividad terrestre que ofrece.

Según el Ministerio de Transportes de Argentina, se invirtieron AR$110 millones en la habilitación de la terminal actual y en el acondicionamiento del área de movimiento, necesarias para atender las primeras operaciones comerciales comenzando con los vuelos de Flybondi. Para el mes de julio, se deben adaptar y habilitar los hangares militares para convertirlos en salas de espera comunes, espacios comerciales, zonas de facturación (check-in), cintas de equipaje, aduanas y migraciones, estos últimos necesarios para concretar vuelos internacionales en el futuro. El terminal aéreo está adjudicado por contrato Aeropuertos Argentina 2000.

El Palomar es un reflejo de la “revolución de los aviones”. No sólo se trata de un aeropuerto para los pasajeros en Argentina y el tercero de Buenos Aires para vuelos comerciales (además de San Fernando, para aviación civil), sino que es el primer aeropuerto concebido para atender a las LCC, cuyo modelo de negocios no requiere una gran infraestructura aeroportuaria para prestar el servicio a los pasajeros. Los pasajeros tienen una infraestructura sencilla para chequearse, esperar el vuelo o retirar el equipaje y salir. El abordaje se realiza de manera sencilla, caminando directamente al avión que está estacionado a pocos metros y opera con salidas autopropulsadas.

La novedad más interesante está en el lado tierra. A pesar de que se trata de un aeropuerto antiguo rodeado por la urbe, la planificación de años anteriores que hizo Argentina, permite que hoy el terminal aéreo cuente con un servicio ferroviario habilitado mediante el cual los pasajeros pueden llegar y salir con un bajo costo. Servicios colectivos (buses), taxis, así como aplicaciones de Uber o Cabify. Por auto, está la conectividad cercana con la autopista Acceso Oeste.

El tren que llega hasta El Palomar es la Línea San Martín (LSM). Desde Retiro, el servicio en condiciones normales tarda aproximadamente 40 minutos. La estación se encuentra a dos cuadras de la terminal de pasajeros brindando un acceso rápido a ambos medios de transporte. Además de Retiro, las paradas intermedias del servicio ferroviario permite llegar directamente a los barrios de Villa Crespo o Palermo y conectar con la red del Subte (metro) en las líneas B y D.

A pesar de que el ministro Guillermo Dietrich, señalaba hace algunas semanas que “la gente va poder viajar más barato”, la realidad de Buenos Aires no difiere mucho de otros países en donde las tarifas más económicas de los aviones son inferiores a la de los medios de transporte para llegar al aeropuerto. Un taxi o Uber desde el centro de la ciudad puede superar significativamente el valor por tramo más económico de un pasaje aéreo de Flybondi, que según la empresa está en AR$696 desde Buenos Aires (AEP) a Córdoba. Sin embargo, la realidad del tren si hace que la promesa del secretario de Estado se cierta, ya que el ferrocarril es el medio más barato trasladarse hacia y desde El Palomar, especialmente ahora que incluye una tarifa intermodal.

Para que el aeropuerto sea atractivo a las líneas aéreas, el Gobierno ha señalado que las tasas aeroportuarias serán entre un 40% y 50% más económicas, ya que los operadores tendrían menos servicios en comparación con cualquier otro aeropuerto principal del país. La aplicación de una reducción de las tasas es esencial para que la baja de las tarifas sea efectiva de manera integral con beneficios para la línea aérea como para el pasajero.

El Palomar no sólo aporta más pasajeros sino que también contribuye a descentralizar las operaciones aéreas del Gran Buenos Aires. Un dato interesante, es que la habilitación del aeropuerto no implica la restricción operacional ni el cierre de otros, por lo que la capital argentina ve un mejoramiento significativo de toda su red de aeropuertos. Dado que se trata de una base aérea, El Palomar tendrá una función mixta de vuelos militares y comerciales.

La concepción del primer aeropuerto de bajo costo de la región trasciende las fronteras de Argentina. En Chile, la línea aérea JetSMART destaca que la propuesta es “muy positiva” sin descartar que en el futuro este terminal aéreo sea el lugar para una posible llegada a Buenos Aires. “Es una buena noticia para la región que Argentina esté dando este paso tan importante de abrir un aeropuerto pensado en aerolíneas de bajo costo. En JetSMART estamos viendo a Argentina muy de cerca. Es un mercado con un gran potencial y creo que será más atractivo con una infraestructura que permita operar eficientemente”, señaló Estuardo Ortíz, CEO de la compañía en diciembre pasado.

Pese a su desarrollo, Chile no cuenta con ningún tipo de aeropuertos o aeródromos de bajo costo y todos, incluyendo el de Santiago, tienen una oferta limitada de transporte reducida a taxis, buses o transfers, especialmente en regiones y ningún terminal aéreo tiene servicios de buses urbanos. En Buenos Aires, por ejemplo, los aeropuertos de Ezeiza, Aeroparque y El Palomar, tienen servicio de buses. Caso similares se repiten para Montevideo, Sao Paulo para Guarulhos y Congonhas, Bogotá e incluso, Lima.

JetSMART considera que Chile tiene una gran oportunidad para crecer si se habilitase una infraestructura aeroportuaria de bajo costo en distintas ciudades de Chile y pone como ejemplos, las oportunidades que se pueden materializar con inversiones relativamente bajas en Viña del Mar, Puerto Natales, Pucón, Los Ángeles, entre otros aeródromos de la red secundaria.

A pesar de la “buena recepción” de la idea, hasta la fecha de hoy no se perciben cambios en la red aeroportuaria que permitan anticipar un pronto funcionamiento de terminales aéreos de características similares a las de El Palomar. En el caso de Santiago, la reducción significativa de la infraestructura aeroportuaria ha dejado a la capital chilena casi dependiente de un aeropuerto, al menos para vuelos comerciales de líneas aéreas.

Related posts

Top