A bordo del último vuelo del 767 de Aeromexico

Por César Oznaya

El pasado 26 de septiembre, el equipo de EnElAire tuvo la oportunidad de viajar a bordo del que fue el último vuelo comercial del último Boeing 767 en la flota de Aeroméxico.

Este último servicio se realizó entre la Ciudad de Buenos Aires en Argentina y la Ciudad de México, unidas por el vuelo AM29. 20150926_201631

En el Aeropuerto Internacional Ministro Pistarini de Buenos Aires, caía la noche y con ello llegaba puntual el vuelo AM30 desde México, para que un par de horas después, despegara por última vez el AM29, último vuelo que cubriría el 767 de la flota de Aeroméxico, el XA-MAT

El Mike Alpha Tango, avión que voló por primera vez en enero de 1991, ha recorrido el mundo con diferentes operadores tales como Transbrasil, Air Canada, LANChile y finalmente Aeroméxico, aerolínea a la que se integró en el año de 2009.

La línea del Caballero Águila integró su primer 767 a la flota en el año de 1991, reemplazando a los DC-10, sin duda el inicio de una nueva era para la aerolínea que operaría en total 16 aviones 767 durante los siguientes 24 años: 7 de la serie -200 y 9 más de la -300.

El primero de ellos fue el XA-RVY, un 767-200 que entró en servicio con Aeroméxico en mayo de 1991 cubriendo la ruta México-Madrid-Paris -México y México-Paris-Madrid-México.

Foto: Planespotters.net

Foto: Planespotters.net

De vuelta en la puerta 6 de Ezeiza, en la pantalla se anunciaba el vuelo AM29 a México del día 26 de septiembre de 2015, curiosamente el mismo día (34 años después) que el prototipo del 767 volara por primera vez.DSC_1050

Los pasajeros comenzaban a llegar poco a poco, preparándose para abordar el que para ellos sería un vuelo más. Sin duda ignoraban que sería un vuelo histórico y de ello se enterarían más tarde.

Este último vuelo fue servido en total por 10 tripulantes: 3 Pilotos y 7 sobrecargos.

DSC_0588

La tripulación de sobrecargos fue la primera en presentarse en la puerta de abordaje, seguida de los Primeros Oficiales y al final, abordaría el Capitán Victor Morita, jefe de equipo del Boeing 767 en Aeroméxico quien al igual que el avión, realizaría su último vuelo tras 25 años de servicio en la compañía.

DSC_1047 DSC_1049

El equipo de EnElAire abordó el avión minutos antes de que lo hiciera el resto de los pasajeros, para poder ver en cabina a los pilotos preparándose para el largo vuelo de regreso a México, mientras que las y los sobrecargos hacían lo mismo en la cabina de pasajeros.

20150926_205338

Escasos 5 minutos después, comenzó el abordaje de los pasajeros. Definitivamente ellos no lo sabían, pero esta sería la última vez que abordarían y viajarían en un Boeing 767 de Aeroméxico. El embarque concluyó a las 11:25 pm y los sobrecargos nos daban la más cordial bienvenida al vuelo 29 con destino a México; este viaje tendría una duración de 9 horas con 10 minutos y volaríamos a una altitud de 32 mil pies sobre el nivel medio del mar.

En la cabina de pilotos, el Capitán Victor Morita y los Primeros Oficiales José Basurto y Jesús Madrid serían los encargados de pilotar este importante vuelo.

DSC_1056 DSC_1062

En punto de las 23:40, el 767 XA-MAT iniciaría su carrera de despegue por la pista 11 de Ezeiza, el Cap. Morita jalaría la columna de mando, despegando así por última vez el Boeing 767 en un servicio comercial con Aeroméxico.

DSC_0584

El vuelo transcurrió sin novedades puesto que es un vuelo nocturno y la mayoría de los pasajeros descansaban durante la travesía.

DSC_0566




Nuestra ruta nos llevó a volar sobre Argentina hacia Rosario y Córdoba, posteriormente nos dirigimos hacia el oeste cruzando espacio aéreo chileno y comenzamos a volar hacia el norte sobre el Océano Pacífico y no volveríamos a volar sobre tierra firme hasta entrar en el espacio aéreo mexicano.

IMG-20150927-WA0005

Aproximadamente una hora después de haber despegado, la tripulación de cabina de pasajeros comenzó el servicio de alimentos y bebidas para cenar, ofreciendo pollo o pasta junto con una ensalada de lechuga, pan con mantequilla, un típico alfajor argentino de postre y de beber, vino, licores, cerveza o refrescos, agua y café.

20150926_225719

Hora y media antes de aterrizar en Ciudad de México, nuevamente se ofreció un servicio de alimentos para desayunar que consistía en un omelette de huevo con champiñones y jitomate, fruta como melón y kiwi, un panqué dulce y café, jugo o agua.DSC_1063

Como pasajero, la sensación de volar en un Boeing 767 es una experiencia única y cómoda por sus asientos bastante anchos, con suficiente espacio entre filas, al menos para una persona de aproximadamente 177 centímetros.20150926_210729 DSC_1052El avión no es ruidoso y las turbulencias se sienten muy ligeras, además el poder mirar por las ventanas del avión y ver los motores PW4060 o que mejor, poder mirar al mundo desde arriba con el Caballero Águila marcado dentro los winglets del Boeing 767-300ER, mismos que son las puntas de ala más grandes utilizadas en la aviación comercial, agregando 3.3 metros a la envergadura del avión.

DSC_0546

Durante el vuelo, la tripulación constantemente pasó por los pasillos del avión ofreciendo bebidas, además del catalogo de duty-free.

20150927_070812

El equipo de EnElAire tuvo la oportunidad de platicar con miembros de la tripulación de cabina de pasajeros durante el vuelo. Ellos nos contaban que definitivamente es un momento nostálgico el tener que despedirse del Boeing 767, ya que para ellos, el haber volado en él, representó una gran etapa de sus vidas, al pasar de aviones de pasillo único a aviones de largo alcance, pero al mismo tiempo es una satisfacción y un orgullo haber podido tripularlo y más aún en una ocasión tan especial como es su último vuelo comercial.

Mencionaron que así como el 767 llegó a reemplazar a un gran avión como el DC-10, un gran avión reemplazará el B767, siendo el 787 el que tomará su lugar dentro de Aeroméxico.

CSC_1321

Se acercaba el momento de iniciar el descenso, aproximación y aterrizaje en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México. Desafortunadamente nuestra aproximación fue volada dentro de las densas nubes que cubrían esa mañana a la Ciudad de México, por lo que no se pudo disfrutar al 100% de la última aproximación que realizó el B767 de Aeroméxico.

Siendo las 07:17 de la mañana, el Capitán Victor Morita posó con delicadeza por última vez el tren de aterrizaje del 767 en la pista 05R del aeropuerto capitalino, poniendo fin a su carrera de 25 años como piloto aviador y finalizando también la era del B767. Un momento en el que los sentimientos de la tripulación como de los pasajeros a bordo se mezclaron, para que segundos después todos estallaran en aplausos para el capitán y la aeronave que cumplía satisfactoriamente el último de sus servicios.

DSC_0319

Antes de llegar a la puerta 54 de la Terminal 2 del Aeropuerto, los sobrecargos del avión nos informaron que a nuestra llegada, habría 2 camiones de bomberos del CREI a nuestros lados, listos para formar un arco de agua sobre el XA-MAT, conmemorando el último vuelo. Una vez más, todos a bordo aplaudieron mientras pasábamos por debajo del arco.

20150927_072729

Cuando todos los pasajeros desembarcaron, la canción de Las Golondrinas, comenzó a sonar a lo largo de todo el avión, enchinando la piel de los que nos manteníamos aún en el avión, tratando de pasar el mayor tiempo posible a bordo.

Al abrirse la cabina de pilotos, comenzaron a sonar diferentes porras y vitoreos para el Capitán Morita quien finalizaba su carrera de 25 años en Aeroméxico y no dejaba de agradecer tanto a sus tripulaciones como al personal de mantenimiento presente en ese momento, pero sobre todo, agradecía a su familia por el apoyo brindado.DSC_1085 DSC_1088 DSC_1094

Para muestra de que el Boeing 767 jugó un muy importante papel dentro de Aeroméxico y para México en general, un 767-200 de la aerolínea, matrícula XA-TNS, fue convertido en Avión Papal en una ocasión, transportando al Papa Juan Pablo II de vuelta a Roma el 1 de agosto del año 2002. Para esto, se le removieron 13 asientos de clase Premier y se ajustó una cama y una mesa adornada con la imagen de la Virgen María. Este avión recibió el nombre “México Siempre Fiel”, posteriormente el avión fue rematriculado como XA-FRJ. DSC_1645

El Boeing 767 le permitió a Aeroméxico iniciar vuelos a destinos como Buenos Aires, Santiago de Chile, Londres, Sao Paulo, Rio de Janeiro además de que voló a lugares tan lejanos como Tokio, Japón, vía Tijuana que a la fecha ya son cubiertos tanto por el B777 como por el nuevo 787 que toma su lugar y no cabe la menor duda que tendrá un futuro tan exitoso como lo tuvo su antecesor.

Así fue como terminó una era, pero nació una leyenda.

¡Gracias por tanto, 767!

DSC_0315

 

Top